Noticias de salud en español Los somníferos con receta son una opción común para el insomnio de los estadounidenses Por Steven Reinberg
Reportero de Healthday

Home > Health Information from A-Z > Noticias de salud en español > 

JUEVES, 29 de agosto (HealthDay News) -- Aproximadamente el 4 por ciento de los adultos estadounidenses (más de 8.5 millones de personas) han tomado somníferos (medicamentos para dormir) con receta durante el mes pasado, y el uso aumenta con la edad, informaron el jueves las autoridades de salud de EE. UU.

Además, más mujeres (el 5 por ciento) que hombres (el 3.1 por ciento) mayores de 20 años de edad toman estos fármacos, y los que tienen un nivel de educación mayor son más propensos a usarlos, hallaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Esta es la primera vez que tenemos un estimado a nivel nacional de cuántas personas están tomando somníferos con receta", afirmó la coautora del informe, Yinong Chong, epidemióloga del Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de los CDC.

En los últimos 20 años, ha habido informes de un incremento en el número de recetas de somníferos en EE. UU. Pero, según Chong, el uso de tales medicamentos ha permanecido estable en la última década, con un aumento de solo un 1 por ciento entre 1999 y 2010.

Los medicamentos que se tomaron en cuenta en la investigación fueron los siguientes: butabarbital (de la marca Butabarb), hidrato de cloral (Aquachloral), estazolam (Eurodin), eszopiclona (Lunesta), flurazepam (Dalmane), quazepam (Doral), ramelteon (Rozerem), temazepam (Restoril), triazolam (Halcion), zaleplon (Sonata) y zolpidem (Ambien).

Con los datos de la Encuesta nacional de examen sobre salud y nutrición de 2005 a 2010, los investigadores de los CDC hallaron que las personas del grupo de edad más joven (entre 20 y 39 años) fueron los que menos veces afirmaron haber tomado somníferos, aproximadamente un 2 por ciento, pero esta cifra aumentó hasta el 6 por ciento en las personas de 50 a 59 años de edad y llegó al 7 por ciento en las personas de 80 años y mayores.

El Dr. Jordan Josephson, cirujano nasal y endoscópico de los senos nasales en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, afirmó que no le sorprendían las cifras porque "se ha estimado que los trastornos del sueño afectan a entre 50 y 70 a millones de estadounidenses".

"Un diagnóstico más preciso y una mejor educación ha llevado a que más personas busquen un tratamiento para estos trastornos, que les afectan en cada faceta de su vida", afirmó Josephson.

Por ejemplo, roncar y la apnea del sueño son la causa médica principal de rupturas de relaciones y de divorcios, afirmó Josephson. El insomnio lleva a la fatiga, que conlleva un mal rendimiento en el trabajo y en la escuela, además de accidentes de vehículos motorizados y lesiones producidas al usar maquinaria pesada, añadió.

"Para las personas que sufren de fatiga y/o somnolencia durante el día (sentirse cansadas y adormecidas) es importante que busquen un tratamiento con un especialista en el sueño certificado por la junta", afirmó. "Con un diagnóstico y un tratamiento adecuados, estos pacientes experimentarán un aumento en su calidad de vida".

Sin embargo, los somníferos preocupan a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. por impacto que podrían tener en la capacidad de las personas de conducir a la mañana siguiente. Las nuevas evidencias parecen confirmar lo que mucha gente hace mucho que sospecha: los efectos de los somníferos persisten hasta bien avanzado el día siguiente.

El mes pasado, la FDA rechazó una solicitud del suvorexant, un nuevo medicamento para dormir de Merck, en parte porque las pruebas mostraron que algunas personas tuvieron dificultades para conducir al día siguiente de tomar el fármaco.

La FDA afirmó que iba a observar más de cerca todos los somníferos en el mercado y pedirá a los fabricantes que lleven a cabo pruebas de conducción más exhaustivas para todos los medicamentos para dormir nuevos.

Para muchas personas, el insomnio podría estar relacionado con enfermedades crónicas que también han de ser tratadas, explicó otro experto.

Los somníferos son solo una parte de la cuestión, señaló el Dr. Alon Avidan, director del Centro de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles. Muchos pacientes con insomnio también sufren de otros problemas, como la depresión, el dolor crónico y trastornos mentales, añadió.

"Deberíamos ver el insomnio de tal manera que no gestionáramos el insomnio por sí mismo, sino también tratando la enfermedad subyacente", indicó.

"Pero tratar la afección subyacente no significa que el insomnio desaparezca", comentó. "Lo que hacemos normalmente es tratar el insomnio de forma separada de... la afección subyacente. Cuando se tratan ambas enfermedades, el resultado final es mucho mejor que atender solo a un síntoma".

Otros puntos destacados por el informe:

  • Las personas blancas (el 4.7 por ciento) eran más propensas a usar somníferos que las negras (un 2.5 por ciento) o los estadounidenses de origen mexicano (un 2 por ciento).
  • Las personas que tomaban más somníferos eran las que dormían menos de 5 horas (el 6 por ciento) y los que dormían al menos 9 (un 5.3 por ciento). Los investigadores usaron la directriz sugerida por la National Sleep Foundation de dormir 7 horas como la cantidad mínima que los adultos necesitan para un rendimiento óptimo.
  • Uno de cada seis adultos son diagnosticados con un trastorno del sueño y uno de cada ocho que tenían problemas para dormir tomaban somníferos.

Más información

Para más información sobre el insomnio, visite la National Sleep Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
...
-
image Seton is proud to have four hospitals – the only hospitals in Central Texas - that have earned the Magnet designation, the highest award for nursing excellence given by the American Nurses Association.
-