Noticias de salud en español ¿Usar la marihuana para el tratamiento del dolor? Una pastilla podría durar más que unas caladas Por Brenda Goodman
Reportero de Healthday

Home > Health Information from A-Z > Noticias de salud en español > 

LUNES, 22 de abril (HealthDay News) -- Una pastilla podría funcionar tan bien como dar unas cuantas caladas al usar marihuana para el tratamiento del dolor, según un estudio pequeño, pero controlado de forma cuidadosa. Sin embargo, el alivio del dolor obtenido con las pastillas puede durar más y puede no dejar a las personas con el sentimiento de estar tan drogadas como cuando fuman la droga.

La marihuana con fines médicos es ahora legal en 18 estados y en el Distrito de Columbia, según el grupo sin fines de lucro ProCon.org. Las encuestas muestran que el dolor es una de las razones principales por las que los médicos la recetan. Pero los estudios que prueban la marihuana como medio de alivio del dolor han obtenido unos resultados diferentes. Algunos han mostrado que funciona tan bien como los analgésicos con opiáceos leves (narcóticos), como la codeína, aunque otros han indicado que la droga en realidad podría hacer que el dolor empeore.

Para averiguar algo más, los investigadores del Centro de Investigación del Consumo de Sustancias del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York compararon los efectos de dos dosis con diferentes potencias de marihuana fumada con dos dosis con diferentes potencias del fármaco dronabinol, que contiene tetrahidrocannabinol, o THC, el mismo ingrediente activo que las plantas de marihuana.

El dronabinol fue aprobado por la FDA en 1985 para el tratamiento de las náuseas y la pérdida de apetito que normalmente sufren los pacientes de cáncer y SIDA. Se sabe menos sobre sus efectos sobre el dolor.

Para realizar este estudio financiado por el gobierno, los investigadores contaron con 30 hombres y mujeres sanos, que no padecían de dolor y que fumaban marihuana de forma regular.

Durante las cinco sesiones experimentales, los participantes tomaron una cápsula y 45 minutos después fumaron un cigarrillo de marihuana. Las cápsulas contenían un placebo, 10 miligramos o 20 miligramos de dronabinol. El Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE. UU., que financió el estudio, se encargó de elaborar de manera especial los cigarrillos. Los cigarrillos se estandarizaron de tal manera que contuvieran marihuana sin THC, una dosis baja o una más alta de la droga.

Las personas del estudio nunca supieron si estaban fumando o ingiriendo la droga, o qué tan fuerte era la dosis. Los investigadores se aseguraron de que nunca probaran dos veces la droga durante la misma sesión.

Los días de prueba tuvieron lugar al menos con dos días de diferencia, y se pidió a los participantes que no fumaran la noche anterior a su visita al laboratorio.

En varias ocasiones durante las sesiones, los investigadores hicieron que cada persona pusiera la mano en un recipiente con agua un poco por encima de la temperatura de congelación. Midieron cuánto tiempo pasó antes de que los participantes sintieran dolor y, entonces, cuánto tiempo eran capaces de tolerar el dolor antes de sacar la mano del agua. Los participantes también respondieron preguntas sobre la intensidad del dolor que sintieron durante los experimentos y hasta qué punto se sintieron drogados.

Cuando los investigadores registraron los datos, hallaron que tanto fumar la droga como tomar la pastilla fueron igualmente efectivos controlando el dolor.

Después de fumar los cigarrillos con una mayor concentración o tomar la pastilla con mayor dosis, las personas tardaron alrededor de 12 o 13 segundos más de promedio en informar que sentían dolor por el agua fría en comparación con los que tomaron placebos. Ambas formas de droga también aumentaron significativamente la tolerancia al dolor, la cantidad de tiempo que una persona era capaz de soportar el dolor antes de sacar la mano del agua.

Además, los participantes del estudio afirmaron que el dolor disminuyó después de fumar cada cigarrillo de marihuana con las dos diferentes dosis y después de tomar las cápsulas de dronabinol de mayor potencia.

La mayor diferencia entre fumar y las píldoras tuvo que ver con cuánto tiempo tardó la droga en funcionar y con qué tan drogados se sintieron al usarla.

Los investigadores hallaron que el alivio del dolor llegó al punto más alto unos 15 minutos después de haber fumado la marihuana y desapareció de forma relativamente rápida. El efecto de las pastillas tardó más tiempo en hacerse sentir, pero el alivio del dolor duró tres o cuatro horas.

Los participantes también afirmaron que se sentían mucho más drogados al fumar la droga que al tragarla. El sentimiento de estar drogado normalmente duró más tiempo que cualquier alivio del dolor experimentado.

"Si se piensa en ello, si alguien tiene un dolor crónico tendrá que fumar varias veces al día, y para muchas personas eso no sería factible", afirmó la autora del estudio, Ziva Cooper, profesora asistente de neurobiología clínica en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Cooper también comentó que tomar una pastilla podría ser un medio más seguro de tomar la droga que fumarla. Hay cierta preocupación, aunque con pocas evidencias, de que fumar marihuana podría aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.

El Dr. Gary Reisfield, profesor asistente de medicina de la adicción y jefe de los servicios de gestión del dolor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, en Gainesville, alabó el estudio por estar "bien concebido y diseñado meticulosamente".

Afirmó que la investigación debería ayudar a los médicos y pacientes a comprender mejor el uso de la droga.

"Fumar cannabis funciona más rápidamente, pero el THC suministrado de forma oral funciona durante más tiempo. Para el manejo del dolor crónico y otros síntomas, la duración del efecto es a menudo más importante que la rapidez con la que empieza a notarse. Es más conveniente, y con frecuencia más deseable, administrar una medicación dos o tres veces al día antes [que] cada dos o tres horas", afirmó Reisfield, que no participó en la investigación.

Y por lo que se refiere al precio, cuesta un poco más tomar de forma oral dosis promedio de la droga que fumarla, según ProCon.org. Para un promedio de dos cigarrillos al día, fumar marihuana cuesta unos 514 dólares al mes. La dosis habitual de dronabinol, que es la forma genérica del fármaco Marinol, cuesta unos 678 dólares al mes.

Pero con frecuencia el seguro cubre el uso del dronabinol, de manera que un paciente con seguro pagaría mucho menos, entre 15 y 30 dólares al mes por su receta.

El estudio fue publicado en la edición del 22 de abril de la revista Neuropsychopharmacology.

Más información

Para más información, visite el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
...
-
image Seton is proud to have four hospitals – the only hospitals in Central Texas - that have earned the Magnet designation, the highest award for nursing excellence given by the American Nurses Association.
-